Sigfredo Chacón: esténciles y esquemas espaciales

Share Button

Por: Arlette Quintero  / Fotos: Julios Osorio

Este artista confiesa que no cree en la inspiración sino en el trabajo constante. Obsesivo y metódico, concreto y de pocos elementos, interviene el lienzo con precisión exacta gracias a la preconcepción mental de sus deseos

Lo que parece una galería de arte, una sala expositiva, es el taller de Sigfredo Chacón. Impecable y especialmente ordenado. La batería que nos da la bienvenida, luce como una obra más. Revela otro aspecto de su personalidad, la música, y casi nos distrae del objetivo principal de nuestra visita.

Actualmente expone una individual en la galería KaBe Contemporary en Miami llamada Drawing?, compuesta por un grupo de dibujos y collages que guardaba de su estadía en Londres en los 70´s, complementada con algunos trabajos recientes de la serie Dibujosparadaltónicos.

Esta serie, Dibujosparadaltónicos, intenta mostrar en perspectiva cómo lucen los colores según la óptica de los daltónicos, incógnita que se manifiesta cuando intenta comprender la realidad paralela que experimentan sus hijos varones. “Es otra manera de ver”, nos dice.

Sigfredo es un hombre de múltiples proyectos, todos paralelos. Trabaja también en una serie de retratos “Recordando a”, con los que intenta homenajear a los artistas, nacionales o internacionales, bajo cuyas influencias se formó. Gego, Mondrian o Warhol son ejemplos de estos. En esta serie se observa el uso del lápiz, del grafito y del esténcil.

Nos explica que muchas veces, estas ideas paralelas se casan, se mezclan y nacen otras nuevas enriquecidas, cada una con técnicas propias. Lo más importante es cómo expresar la idea que se tenga, insiste.


Del anonimato al protagonismo

Cuando por los esténciles que sus obras, responde que, comenzó usarlos desde los 70´s y siempre le ha gustado describir lo que hace.  Es característico, casi una firma que lo distingue.

Prefiere la fuente que emplea porque es anónima y muy versátil. Explica que se ve en cajas y empaques, que en los museos se usa mucho para identificar las obras, dice. “Es muy cómoda porque son sencillas plantillas.

“Trato de ser lo más claro posible, que cuando se confronte una pieza se entienda de inmediato. Trabajo con códigos, con mensajes subliminales, entonces, al tratar de describir lo que quiero, sitúo al observador en ciertos parámetros que intentan orientarlo”.

Perfeccionista, trabaja con un formato y con una disposición espacial exacta, como en la serie Emotional Painting, sobre cuya estructura se desarrolla todo lo que pasa en la obra.

“Mi preocupación siempre ha sido que el espectador entienda el espacio, y la manera más clara es segmentándolo, trabajo con la proporción áurea y trato de montar en dos dimensiones ese espacio ideal donde todos estamos envueltos, para que el espectador caiga en cuenta de ello. La manera más sencilla que encontré de explicarme fue a través de estos esquemas espaciales”.

También trabaja en una serie con pinturas fluorescentes, aún sin nombre, que espera exponer a finales del año cuando esté completa.

www.sigfredochacon.com

 

 


Share Button