Optimice los espacios del hogar

Share Button

Consejos y mentiras que se encuentran en un vestidor

 Los vestidores son espacios que esconden muchos mitos. Renueve los espacios del hogar con estos funcionales espacios, a través de prácticos consejos

 

Fotos: Cortesía Collectania

Para los amantes de la decoración y la moda tener un vestidor en casa es un privilegio y diseñarlo puede ser una empresa muy difícil, sobre todo si no se ha tenido uno antes. El vestidores es un clásico de la decoración del hogar, pero ha sido desestimado porque, en muchas ocasiones, se piensa que es obligatorio contar con un gran espacio para diseñarlo.

 

La idea es aprovechar el espacio disponible, por pequeño que sea, y hacerlo funcional.

 

Aunque algunos piensen lo contrario, son muchas las posibilidades para incorporar un vestidor en el hogar: desde un mueble lateral en una  habitación, hasta espacios propios que constituyen ambientes por sí mismos. En todos los casos, debemos saber cuáles son nuestras necesidades y la personalidad que deseamos imprimir a nuestros ambientes.

Existe la falsa idea que un vestidos debe ser colocado exclusivamente en un dormitorio. Un mueble de este tipo puede ser colocado en un pasillo, en el baño o, incluso, al final de la cocina. Es más, puede convertirse en un espacio independiente al añadir una simple cortina, un biombo o una puerta corrediza.

 

Tipos de vestidores

Para diseñar el vestidor ideal, se requiere al menos tres metros cuadrados de espacio. El pasillo del medio debe medir alrededor de noventa centímetros. Esta es la mejor forma de optimizar un espacio pequeño. Para aumentar su tamaño, se puede jugar con la luminosidad del espacio y pintar las paredes que lo rodean con tonos cálidos.

Identifique algunos vestidor que pueden ser incorporados al hogar:

  • Abierto: Es el tipo de mueble que puede ser anexado al dormitorio o al baño. Usualmente dispone de estantes, cajones con frentes acristalados. Puede contar con puertas corredizas y plegables, que son las más útiles si queremos ahorrar espacio, mientras que las abatibles representan una salida más económica, pero necesitan más espacio que las otras.
  • Con dos frentes en paralelo: Si se cuenta con un espacio grande, diseña un vestidor en dos frentes paralelos. Es decir, un espacio para él y otro para ella. Analiza las características de la ropa que vayas a almacenar para elegir los accesorios y complementos adecuados, como puede ser una alfombra, cajas, un sillón o una mesa.
  • Separado con muro: Si la habitación es amplia, se puede usar una de las paredes como vestidor. Coloque detrás de la cama un muro o mueble a media altura, que además de funcionar como cabecero puedas integrar como parte del mobiliario, así la parte trasera podrá fungir como zona de almacenamiento.

 

Complementos

Para lograr el vestidor ideal, tome en cuenta algunos utensilios necesarios para optimizar el espacio y aumentar la funcionalidad del mueble. Cuente con un espacio para los zapatos, ya sea para mantenerlos en un zapatero o en su caja original. En el caso de ser un vestidor femenino, este espacio es vital. Otro complemento indispensable es un gavetero y un lugar para colgar la ropa. En este caso, es importante contar con más de una barra para colgar trajes.

Para cajones es recomendable disponer de amplios organizadores que nos permitan mantener cada prenda inalterable. Es bueno colocar un estante alto para disponer de las cosas que usamos con menos frecuencia. También es necesario contar con un espejo por dos razones: porque es útil y amplía el vestidor.

La luz es necesaria en este tipo de muebles. Si no se cuenta con luz natural, opte por colocar pequeños focos dispuestos para iluminar la ropa y evitar sombras en el lugar.

 Conociendo el espacio adecuado para colocar el vestidor,  es hora de afrontar su distribución interior. Debemos saber cuántas personas van a utilizarlo y conocer el tipo de prendas que se van a almacenar. De esta manera, se pueden proyectar los diversos accesorios con unas medidas ajustadas:

  • Ropa corta: Las camisas deben contar con un hueco entre 60 y 75 centímetros de altura y un espacio de 2 centímetros.
  • Prendas largas: Los abrigos necesitan una zona libre entre 1,20 y 1,50 centímetros de alto, y los pantalones un módulo de 90 centímetros.
  • Suéteres y camisas: Lo mejor es guardarlos apilados en módulos extraíbles.
  • Complementos: Se deben situar en cajones o bandejas de 10 ó 20 centímetros de fondo.
  • Zapatos: Es necesario colocarlos en módulos de 35 a 40 centímetros de alto y separados de la ropa.

Todos los accesorios y materiales necesarios para diseñar un vestidor se pueden encontrar, ya fabricados, en diferentes establecimientos. Obviamente, si se llama a un carpintero o a una tienda especializada para hacer a la medida el  vestidor, saldrá mucho más caro. El vidrio, las combinaciones de plástico y resina; y sistemas de iluminación LED son materiales cada vez más populares en este tipo de mobiliarios.

 

Tips al alcance de la mano

  • Es conveniente no recargar el armario con mucha ropa. Recuerde que mantener el orden es primordial.
  • Un buen consejo para mantener los bolsos en los vestidores es rellenarlos con papel.
  • Para garantizar un buen almacenaje de ropa, se necesita ventilación. Por eso no es conveniente amontonarla.
  • Si instala dos niveles de barra, es aconsejable colocar los sacos y chaquetas arriba, y las faldas y pantalones en la parte de abajo.
  • Las prendas que más se usan (camisas, pantalones, jeans) deben estar a un nivel de fácil acceso.
  • No llene demasiado los cajones para que no se arrugue la ropa y agrupe las prendas que tengan la misma utilidad.
  • Use cajas para mantener sus zapatos en el vestidor. De esta manera, no entra el polvo y hay mayor orden en el sitio.
  • Recurra a un especialista si quiere optimizar los espacios pequeños de un vestidor.

 

Con información de www.metroscubicos.com

Share Button