Gego: un siglo tejiendo líneas en el espacio

Share Button

Los cien años del natalicio de una de las artistas plásticas más influyentes de Venezuela se celebra por todo lo alto con diversas publicaciones y exposiciones. Conozca el perfil de esta brillante creadora, cuya obra posee un lenguaje único, universal y enigmático

POR JOHANN STARCHEVICH /FOTOS CORTESÍA FUNDACIÓN GEGO

 

 “Construí un castillo en el aire para estar con ustedes. Fue construido y lo habité” Gego

En 1963, el arquitecto estadounidense Norton Juster escribió e ilustró el libro El punto y la línea: Un romance en las matemáticas básicas (The dot and the line: A romance in lower mathematics).

Se trata de un divertido cuento infantil que narra cómo la línea, acusada de ser rígida y convencional, logra enamorar al punto al descubrir un día todo su potencial creando ángulos, curvas y múltiples formas geométricas.

El universo que describe Norton Juster en su libro es abstracto, infinito, con códigos propios, cuyos espacios pueden ser descifrados a partir de elementos matemáticos.

En Venezuela, una mujer arquitecto, de origen alemán para más señas, hizo la misma aproximación a ese universo a través de una obra que transitó por diversos lenguajes plásticos y múltiples géneros.

Una obra que está vigente y que aún resulta difícil ubicar en las corrientes plásticas dominantes en su época (abstracción geométrica, cinetismo, constructivismo) al escaparse de las técnicas tradicionales. Un trabajo considerado uno de los más originales y creativos realizados en la segunda mitad del siglo XX en Venezuela. Esa es la obra de Gertrud Goldschmidt, a quien todo el mundo conocerá como Gego.

2012 es el año de Gego. Organismos públicos e instituciones privadas, apoyadas por la Fundación Gego, celebran los cien años del nacimiento de la artista, con exposiciones, conferencias y publicaciones que tratan de explicar la prolija obra de esta mujer que se interesó en aplicar la racionalidad (conocimientos que adquirió en la Escuela Técnica de Stuttgart, hoy Universidad de Stuttgart, donde estudió Ingeniería y Arquitectura) para explorar mundos abstractos, transparencias, estructuras, dimensiones y explotar al máximo las capacidades que ofrecen los espacios.

A pesar de su extensa y consagrada obra artística, reflejada en innumerables dibujos, tejidos (tejeduras, como ella los denominaba), diseños en el campo gráfico e industrial, la docencia e incluso la escritura, Gego nunca se consideró “una artista” ni estudió específicamente para serlo.

En una ocasión, recomendó a sus alumnos: “Las bibliotecas, los periódicos, uno se puede formar por sí mismo. No es necesaria la historia del arte, si no quieren; que abran un libro de vez en cuando, si tienen interés”.

La investigadora María Elena Ramos, autora de la biografía Gego, para la Biblioteca Biográfica de El Nacional, explicó a Hábitat Plus, cómo la creadora fue desarrollando su trabajo, mientras iba descubriendo nuevos métodos creativos.

“En la medida que sus propios intereses y descubrimientos fueron aflorando, se alejaba de las formas geométricas más nítidas de los abstracto-constructivos y se fue vinculando más flexiblemente a una abstracción más orgánica.

Su interés por la matemática, por la ciencia, por lo que se ve más allá de las cosas, y también más adentro de ellas, era afín a los intereses de muchos artistas abstractos, pero ella se vinculó también con los modos de crecimiento de las formas de la naturaleza y, por otra parte, con las liberalidades del juego, un término que valoraba mucho y que definía buena parte de su actitud liberal ante la creación”, explica.

 

PROCEDENCIA Y ENCUENTRO 

“Procedencia y encuentro”, es un aforismo que Gego anotó en uno de los papeles personales que dejó organizados y que luego se editaron (2005) en el libro Sabiduras y otros textos de Gego. Esta breve frase, escrita a mano en letra roja, puede servir para sintetizar la vida y obra de la artista.

Una vida que tuvo múltiples puntos de partida (en el campo familiar, profesional, artístico, sentimental) que se desarrollaron con el tiempo y que sirvieron para impulsar nuevos proyectos.

Nacida en Hamburgo (Alemania) en 1912, Gertrud Goldschmidt fue la penúltima de siete hijos, de una familia judía dedicada a la banca. En 1924, da muestras de su espíritu creativo al elaborar sus primeros poemas y dibujo. Catorce años después, se gradúa de ingeniero y arquitecto; y en 1929 fue forzada a huir de su país producto del ascenso nazi al poder.

Fue la última en dejar Alemania y, por ello, se encargó a sus 27 años de liquidar los bienes de la familia. Al tener lista su visa para ir a Venezuela, un país que desconocía por completo, Gertrud decidió lanzar la llave de su casa al río Alster y emprender una nueva vida.

Es muy probable que este capítulo de su vida haya fortalecido la personalidad reservada, tímida, racional y disciplinada de la joven. En 1940, contrae matrimonio con el empresario alemán, radicado en Caracas, Ernst Gunz, con quien tiene dos hijos: Tomás y Bárbara.

En ese mismo año, participa en proyectos arquitectónicos con Luis Roche en la capital. Entre 1943 y 1948 realiza trabajos en el campo del dibujo y el diseño industrial, creando lámparas y muebles en un taller propiedad de Gunz en los Jardines de El Valle.

 

ENCUENTRO Y EXPLOSIÓN CON EL ARTE

En 1951, Gertrud se separa de Ernst Gunz e inicia una relación con el publicista, dibujante y escultor de origen lituano Gerd Leufert, considerado uno de los padres del diseño gráfico en Venezuela.

La unión marcó el desarrollo artístico de Gego. De hecho, la creadora siempre agradeció a Leufert por haberle enseñado a “dibujar y a pintar”. El diseñador fue la chispa que necesitaba Gego para impulsar su creatividad.

En 1952, la artista obtiene la nacionalidad venezolana y un año después se muda con Leufert a Tarma, un pueblo en el litoral central venezolano, donde se concentró en desarrollar su trabajo plástico.Fue allí donde explora e investiga diversos medios artísticos. Se adentra en el dibujo, la pintura y el grabado de carácter figurativo y expresionista.

A pesar de su carácter reservado, el espíritu de Gego siempre estaba en la búsqueda de nuevos horizontes creativos. En 1954, la artista inicia el camino hacia la abstracción con sus primeros dibujos en grafitos y acuarelas.

La línea comienza a cobrar protagonismo en su obra y participa en su primera exposición: el XV Salón Oficial Anual del Arte Venezolano. Un año después, Gego y Leufert retornan a Caracas.

 

DOCENCIA Y ARQUITECTURA

A instancias de su amigo, Alejandro Otero, Gego se inicia en el campo de la docencia en 1958. Una práctica que ocupará gran parte de su vida y que llevará a la par de su trabajo artístico.

La artista se inicia como profesora en la sección de Arte Puro en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas hasta 1959.

Entre 1960 y 1967, fue profesora en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela y, de 1964 a 1977, dictó clases en el Instituto Neümann-Ince.

A su paso por la UCV, Gego explica a sus alumnos la necesidad de comprensión de la forma en sus estudios de arquitectura. En una de sus Sabiduras escribe lo siguiente:

“Surge la responsabilidad dentro del estudio de la arquitectura de estimular la sensibilidad por la formación plástica, así como la plástica busca con evidente esfuerzo y deber la conexión con la arquitectura.

No puede ser suficiente facilitarle al estudiante de arquitectura la reproducción de las imágenes, o enseñarle los instrumentos técnicos de esta reproducción. Debe ser capaz de construir por sí mismo una imagen propia”.

Josefina Manrique, curadora de la exposición “Procedencia y encuentro”, que se exhibe en los espacios de la Sala Mendoza a propósito del aniversario, destaca el peso que tuvo la arquitectura en la obra plástica de Gego. “Ella fue una artista plástica que nunca dejó de ser arquitecto. Gego pensó como arquitecto siempre.

Así la línea no tuviese la función arquitectónica que se exige, ella la utilizaba. Obviamente no la usa como arquitectura, pero pensaba en función del espacio, y eso lo vamos a ver a lo largo de toda la obra”, aseguró Manrique al diario El Universal.

 

A pesar que la docencia fue el puente que unió a Gego con la arquitectura, la creadora también diseñó dos casas contiguas en la urbanización Los Chorros: Tulipán (hoy demolida) y Urape, así como una pequeña casa en San Bernardino. También fue la diseñadora del primer night club de la ciudad.

Sin embargo, la fusión del arte con la arquitectura ocupó gran tiempo de la artista y ese enlace dejó una huella indiscutible en Caracas. Cuenta María Elena Ramos que a partir de los años sesenta, y cada vez más interesada en su creación propiamente plástica, Gego produce intervenciones en la arquitectura, desde el campo de la escultura y el diseño.

“Crea entonces algunas imágenes urbanas de amplia recordación. Su intervención en el Banco Industrial de Venezuela, en el Edificio Cedíaz, en el Centro Comercial de Chacaíto, los murales para la fachada del INCE, en creación conjunta con su compañero de vida, Gerd Leufert; su estructura ambiental Cuerdas, en el espacio externo del Museo de Arte Contemporáneo en Parque Central; la obra monumental Cuadrilátero, en la Estación del Metro de La Hoyada, entre otras que los caraqueños pueden recordar”, explica.

TEJIDOS Y ESPACIOS = RETICULÁREA 

En la década de los sesenta Gego logró madurar su obra artística. Introduce rupturas en los campos de los planos. Juega con la línea y el espacio. Investiga las transparencias, los entramados, su trabajo adquiere nuevos matices y profundidades.

Entre 1959 a 1966, viaja varias veces a Estados Unidos para realizar cursos en Nueva York y Los Ángeles. En ambas ciudades desarrolla técnicas litográficas sobre papel o libros.

También realiza esculturas en hierro y comienza a experimentar con el alambre de acero inoxidable. Con este material, Gego experimenta con obras ligeras mucho más flexibles, que le permiten hacer trabajos más artesanales.

Durante estos años, Gego siente la necesidad de profundizar en el estudio de la Geometría. Enfoca su interés de comprender la relación entre el espacio, las redes y los volúmenes. Se aparta de su trabajo con las líneas paralelas y comienza a realizar dibujos con líneas entrecruzadas.

A partir de este interés, Gego crea en 1969 una obra fundamental para su trabajo artístico: la Reticulárea. Una ambientación de mallas y redes que creó con sus propias manos y que instaló por primera vez en el Museo de Bellas Artes de Caracas. En ese mismo año, Reticulárea es instalada en la galería del Center of the InterAmerican relations.

Con el tiempo, comenta María Elena Ramos, la artista se iría concentrando en obras mucho más pequeñas y cercanas. Con las series Dibujos sin papel y Bichitos, que desarrolla más adelante, va a dar uso a esos pequeños objetos que había recogido y guardado a lo largo de los años.

En 1977, el Museo de Arte Contemporáneo realiza una gran exposición de su obra. Dos años más tarde, el trabajo artístico de Gego es reconocido con el Premio Nacional de Artes Plásticas de Venezuela. En 1981, el Museo de Bellas Artes abre la Sala Gego, con la exposición permanente de una Reticulárea.

Durante la década de los ochenta, la artista se concentra en desarrollar la serie Tejeduras, que son composiciones de tiras de papeles entrelazados sobre una superficie plana. El 17 de septiembre de 1994, la artista fallece en Caracas dejando un gran legado de obras e investigaciones para la escena artística local.

Un año después, Leufert (quien murió en 1998) y familiares de Gego deciden crear la Fundación Gego para mantener viva la memoria de esta creadora.

 

LEGADO Y LIBERTAD

Quizás el legado más importante de Gego fue la total libertad que tuvo para crear. El espacio fue su gran cómplice. Sobre él se dedicó a dibujar y tejer con alambres, una de las obras más importantes de la escena plástica nacional, que -incluso- ha sentado las bases de un nuevo movimiento artístico llamado “neo-Gego”.

Sobre esto, María Elena Ramos comenta que si bien Gego “fue una extraordinaria maestra, recordada y querida por muchos de sus discípulos (…), la verdad es que ella no se planteó nunca algo así como hacer escuela y que, por otra parte, hoy sería ella la primera sorprendida de la relevancia -nacional e internacional- que ha llegado a adquirir su obra”.

“Una obra que, sin proponérselo explícitamente la autora, penetró profundamente en la admiración de los otros, trascendiendo su propia época”, apunta.

 

HEMEROGRAFÍA Y BIBLIOGRAFÍA

FALCÓN, DUBRASKA. “LAS LÍNEAS FIGURATIVAS DE GEGO”, EL UNIVERSAL, 27 DE MAYO DE 2012.

HUIZI, MARÍA ELENA Y MANRIQUE, JOSEFINA. SABIDURAS Y OTROS TEXTOS DE GEGO / SABIDURAS AND OTHER TEXTS BY GEGO. HOUSTON: INTERNATIONAL CENTER FOR THE ARTS OF THE AMERICAS, THE MUSEUM OF FINE ARTS Y FUNDACIÓN GEGO, CARACAS, 2005.

MANRIQUE, JOSEFINA. GEGO/PROCEDENCIA Y ENCUENTRO. CARACAS: SALA MENDOZA Y FUNDACIÓN GEGO, CARACAS: 2012.

PERUGA, IRIS. GEGO: OBRA COMPLETA 1955 – 1990. CARACAS, FUNDACIÓN CISNEROS, FUNDACIÓN GEGO Y FUNDACIÓN MUSEO DE BELLAS ARTES DE CARACAS, CARACAS: 2003.

RAMOS, MARÍA ELENA. GEGO. BIBLIOTECA BIOGRÁFICA EL NACIONAL, VOLUMEN 144, CARACAS: 2012. WWW.FUNDACIONGEGO.COM

 

LINEA DE TIEMPO


1912 
GEGO (GERTRUD GOLDSCHMITDT) NACE EN LA CIUDAD PORTUARIA DE HAMBURGO, ALEMANIA.

1918-1932 A LOS 16 AÑOS, ABANDONA EL RÉGIMEN DE EDUCACIÓN FORMAL Y CONCLUYE EL BACHILLERATO EN ENSEÑANZA PRIVADA CON UN TUTOR.

1932 INICIA SUS ESTUDIOS EN LA FACULTAD DE ARQUITECTURA DE LA ESCUELA TÉCNICA DE STUTTGART, HOY EN DÍA, UNIVERSIDAD DE STUTTGART.

1933 – 1937 DURANTE ESTOS AÑOS EXHIBE ALGUNAS DE SUS PINTURAS EN EXPOSICIONES ESTUDIANTILES, DENTRO DEL RECINTO UNIVERSITARIO. EN ESA MISMA ÉPOCA TRABAJA COMO DIBUJANTE EN VARIAS OFICINAS DE ARQUITECTURA, COMPLEMENTO IMPORTANTE EN SU FORMACIÓN.

1938 OBTIENE EL DIPLOMA DE INGENIERO, MENCIÓN ARQUITECTO Y PRESENTA COMO TRABAJO DE TESIS UN PROYECTO DENOMINADO INTERNADO PARA EMIGRANTES EN KENT, INGLATERRA.

1940 CONTRAE MATRIMONIO CON ERNST GUNZ (NÜRENBERG, ALEMANIA 1914 – CARACAS, VENEZUELA, 2001) EMPRESARIO ALEMÁN. INSTALA EN SU CASA UN TALLER DE DISEÑO Y ELABORACIÓN DE MUEBLES Y LÁMPARAS. EN PARALELO, DISEÑA PARA OFICINAS DE ARQUITECTURA.

1942 NACE SU HIJO TOMÁS. DEJA DE LADO SU TALLER DE EBANISTERÍA.

1944 NACE SU HIJA BÁRBARA.

1948 DISEÑA Y CONSTRUYE DOS CASAS DE ESTILO NEOCOLONIAL ENLA URBANIZACIÓN LOS CHORROS DE CARACAS, ÚNICAS OBRAS ARQUITECTÓNICAS DE SU AUTORÍA. NUNCA MÁS VOLVERÁ A EJERCER LA PROFESIÓN, FUERA DE LA DOCENCIA.

1951 SE SEPARA DE ERNST GUNZ, DE QUIEN SE DIVORCIA EN 1952.

1952 OBTIENE LA NACIONALIDAD VENEZOLANA. CONOCE AL DISEÑADOR GRÁFICO Y DOCENTE GERD LEUFERT (KLAIPEDA, LITUANIA, 1914 – CARACAS, VENEZUELA, 1998) QUIEN SE CONVERTIRÁ EN SU COMPAÑERO DE VIDA.

1953 – 1954 SE TRASLADA A TARMA, PUEBLO DEL LITORAL VENEZOLANO, JUNTO A LEUFERT QUIEN ALIENTA A GEGO, A FORMALIZAR SU TRABAJO PLÁSTICO, AL CUAL DEDICA SU ATENCIÓN A PARTIR DE ESA ÉPOCA.

AQUÍ LA ARTISTA COMIENZA A EXPERIMENTAR CON LA LÍNEA SOBRE EL PAPEL, LA CUAL ADQUIERE SUSTANCIAL IMPORTANCIA, SOBREPONIÉNDOSE A OTROS ELEMENTOS FORMALES. EXHIBE POR PRIMERA VEZ EN VENEZUELA EN EL XV SALÓN OFICIAL ANUAL DE ARTE VENEZOLANO, CELEBRADO EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CARACAS.

1955 EN EXPOSICIÓN COLECTIVA REALIZADA EN LA GALERÍA WOLFANG GURLITT, EN LA CIUDAD ALEMANA DE MÚNICH, EXPONE EN UNA MUESTRA TITULADA VENEZOLANISCHE IMPRESIONEN 1954.

1956 GEGO Y LEUFERT REGRESAN A CARACAS. A PARTIR DE ESA FECHA, LA ARTISTA COMIENZA A REALIZAR SUS PRIMEROS ENSAYOS TRIDIMENSIONALES UTILIZANDO DISTINTOS TIPOS DE PAPELES; SU INTERÉS SE CENTRABA EN CONVERTIR PLANOS EN VOLÚMENES. TAMBIÉN REALIZA EJERCICIOS DE COMPOSICIONES MEZCLANDO TROZOS DE PAPEL Y TELA, ENSAMBLADOS DENTRO DE TAPAS DE CAJAS DE CARTÓN.

1957 CREA SUS PRIMERAS ESCULTURAS, ANIMADA POR LOS ARTISTAS VENEZOLANOS ALEJANDRO OTERO Y JESÚS SOTO. DA FORMA A SU OBRA CONFORMADA POR LÍNEAS PARALELAS, NOMBRE CON EL QUE CRÍTICOS Y CURADORES HAN BAUTIZADO LA PRIMERA ETAPA DE SU OBRA TRIDIMENSIONAL, LA CUAL SE EXTIENDE POSTERIORMENTE A SUS PIEZAS SOBRE PAPEL.

1958 REALIZA SU PRIMERA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL DENOMINADA: GEGO, ESCULTURAS Y GUACHES, EN EL ESPACIO ALTERNATIVO DE LA LIBRERÍA CRUZ DEL SUR, CARACAS. ESE MISMO AÑO INICIA SU CARRERA DOCENTE EN EL CURSO BÁSICO DE ARTE DE LA FACULTAD DE ARQUITECTURA Y URBANISMO DE LA UCV COMO PROFESORA DE ACUARELA Y GOUACHE Y, DE IGUAL MANERA, IMPARTE LA CÁTEDRA DE ENSEÑANZA DE ESCULTURA EN LA SECCIÓN DE ARTE PURO DE LA ESCUELA DE ARTES PLÁSTICAS CRISTÓBAL ROJAS.

1959 VIAJA A ESTADOS UNIDOS Y EN LA UNIVERSIDAD DE IOWA ASISTE AL TALLER DE MAURICIO LASANSKY, QUIEN ES RECONOCIDO COMO EL PADRE DEL GRABADO CONTEMPORÁNEO. DE ESTA FECHA DATAN SUS PRIMEROS GRABADOS EN AGUAFUERTE. EL COLOR PIERDE IMPORTANCIA Y SUS OBRAS SOBRE PAPEL SON, CON MÁS FRECUENCIA, MONOCROMÁTICAS.

1960 SE MUDA A NUEVA YORK. ESTE AÑO SU OBRA DENOMINADA SPHERE, 1959, PASA A FORMAR PARTE DE LA COLECCIÓN DE ARTE LATINOAMERICANO EN THE MUSEUM OF MODERN ART (MOMA). ADEMÁS, UN GRUPO DE SUS GRABADOS INGRESA A LA COLECCIÓN DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE NUEVA YORK. POCO TIEMPO DESPUÉS REGRESA A VENEZUELA, DONDE ES DESIGNADA PROFESORA ASISTENTE EN LA CÁTEDRA DE COMPOSICIÓN BÁSICA I Y II EN LA FACULTAD DE ARQUITECTURA Y URBANISMO DE LA UCV.

1961 PRESENTA SU PRIMERA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES EN CARACAS, TITULADA DIBUJOS RECIENTES DE GEGO. REALIZA UNA EXTENSA PRODUCCIÓN DE MONOTIPOS. ELABORA SUS PRIMEROS LIBROS HECHOS A MANO, EN LOS QUE HILOS, A MANERA DE LÍNEAS, SURCAN Y SE DESLIZAN POR SUS PÁGINAS.

1962 REALIZA E INSTALA UNA ESCULTURA PARA EL PATIO INTERIOR DEL EDIFICIO SEDE DEL BANCO INDUSTRIAL DE VENEZUELA, SIENDO ESTA SU PRIMERA EXPERIENCIA DE INTEGRACIÓN DE ARTE Y ARQUITERCTURA.

1963 GRACIAS A UNA BECA, VIAJA A NUEVA YORK. ALLÍ SE INSCRIBE EN EL PRATT INSTITUTE, DONDE REALIZA NUMEROSOS GRABADOS: INTAGLIOS, AGUAFUERTES Y LIBROS HECHOS A MANO. A FINALES DE ESE AÑO, REALIZA ALGUNAS LITOGRAFÍAS EN EL TAMARIND LITHOGRAPHY WORKSHOP EN LA CIUDAD DE LOS ANGELES, CALIFORNIA. A PARTIR DE ESE MOMENTO, Y HASTA APROXIMADAMENTE 1967, REALIZA SU MÁS EXTENSA PRODUCCIÓN DE OBRAS SOBRE PAPEL. ÉSTA ES RICA EN TÉCNICAS, LO QUE SE MANIFIESTA, POR IGUAL, EN UN AUMENTO SIGNIFICATIVO EN LA CANTIDAD DE EXHIBICIONES EN LAS QUE PARTICIPA EN ESTOS AÑOS.

1964 REGRESA A VENEZUELA, DONDE SE REINCORPORA A SU LABOR DOCENTE EN LA UCV. ASIMISMO,  EXTIENDE SUS COMPROMISOS DOCENTES E INGRESA AL RECIÉN CREADO INSTITUTO DE DISEÑO, FUNDACIÓN NEUMANN-INCE, COMO PROFESORA DE LA CÁTEDRA: MODELADO Y FORMAS TRIDIMENSIONALES.

1965 ADOPTA NUEVAS TÉCNICAS Y MATERIALES PARA SUS OBRAS DE PEQUEÑO FORMATO.

1966 A FINALES DE AÑO VIAJA A LOS ANGELES PARA ASISTIR COMO ARTIST FELLOW AL TAMARIND LITHOGRAPHY WORKSHOP. ALLÍ REALIZA SU MÁS EXTENSA SERIE DE LITOGRAFÍAS, TÉCNICA CON LA CUAL REALIZA SUS LIBROS SERIADOS.

1967 REGRESA A CARACAS. RENUNCIA AL CARGO DE PROFESORA DE COMPOSICIÓN BÁSICA EN LA UCV, PARA DEDICARSE A SU OBRA ARTÍSTICA.

1968 RECIBE EL PREMIO NACIONAL DE DIBUJO DEL XXIX SALÓN OFICIAL ANUAL DE ARTE VENEZOLANO, DIBUJO Y GRABADO, CELEBRADO EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CARACAS.

1969 INICIA LA SERIE TRIDIMENSIONAL DENOMINADA LÍNEAS. EN JUNIO, INSTALA SU PRIMERA RETICULÁREA EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CARACAS. EN NOVIEMBRE DEL MISMO AÑO, EXPONE UNA NUEVA RETICULÁREA EN EL CENTER FOR INTERAMERICAN RELATIONS ART GALLERY, NUEVA YORK.

1970 EN SU OBRA TRIDIMENSIONAL REALIZA LA SERIE DENOMINADA CHORROS.

1971 DESDE ESTA FECHA HASTA 1977 CONCENTRA SUS ESFUERZOS EN EL SEMINARIO DE RELACIONES ESPACIALES DICTADO EN EL INSTITUTO DE DISEÑO, FUNDACIÓN NEUMANN-INCE. DISEÑA ALFOMBRAS, QUE SON TEJIDAS EN EL TALLER DEL MISMO INSTITUTO.

1972 EL CENTRO SIMÓN BOLÍVAR LE ENCARGA UNA OBRA INTEGRADA AL ESPACIO ARQUITECTÓNICO DEL COMPLEJO URBANÍSTICO PARQUE CENTRAL, AL QUE DENOMINARÍA CUERDAS.

1974 EMPRENDE LAS OBRAS TRIDIMENSIONALES LLAMADAS TRONCOS.

1975 VIAJA A LAUSANNE, SUIZA, PARA PARTICIPAR EN LA SÉPTIMA BIENNALE INTERNACIONALE DE LA TAPISSERIE.

1976 INICIA LA SERIE MÁS EXTENSA DE SUS OBRAS TRIDIMENSIONALES, CONOCIDA BAJO EL NOMBRE DE DIBUJOS SIN PAPEL, PRODUCCIÓN QUE OCUPARÁ GRAN PARTE DE SU TIEMPO EN LOS SIGUIENTES DOCE AÑOS. CREA LA SERIE ESFERAS.

1977 BAJO EL NOMBRE GEGO, SE PRESENTA EN EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE CARACAS, LA MÁS IMPORTANTE MUESTRA DE SU PRODUCCIÓN CREATIVA REALIZADA HASTA ENTONCES. EN ESTA OPORTUNIDAD SE EXHIBEN POR PRIMERA VEZ SUS DIBUJOS SIN PAPEL. ASIMISMO SE PUBLICA EL PRIMER LIBRO SOBRE SU OBRA TRIDIMENSIONAL, CON TEXTOS DE HANNI OSSOT Y DISEÑO DE ALVARO SOTILLO.

1978 REALIZA JUNTO A JESÚS SOTO, CARLOS CRUZ-DIEZ, MERCEDES PARDO Y OTROS ARTISTAS, UNA SERIE DE IMPRESIONES SERIGRÁFICAS SOBRE SEDA EN EL TALLER COBALTO.

1979 EN RECONOCIMIENTO A SU TRAYECTORIA ARTÍSTICA, VENEZUELA LE OTORGA EL PREMIO NACIONAL DE ARTES PLÁTICAS.

1980 SE CREA EL TALLER DE ARTISTAS GRÁFICOS ASOCIADOS (TAGA) DEL CUAL GEGO ES MIEMBRO FUNDADORA. PARALELAMENTE ELABORA SU SERIE DE ACUARELAS DE RETICULÁREAS.

1981 SE ABRE AL PÚBLICO LA SALA GEGO EN LA GALERÍA DE ARTE NACIONAL (GAN), CARACAS, DONDE SE EXHIBE DE MANERA PERMANENTE LA RETICULÁREA REDISEÑADA POR GEGO PARA ESE ESPACIO.

1982-1986 EXHIBE SUS OBRAS EN EXPOSICIONES E INSTALACIONES EN EUROPA Y VENEZUELA.

1987 EXPERIMENTA CON UNA SERIE DE DIBUJOS SOBRE SERIGRAFÍAS DE CUADRÍCULAS COLOR NARANJA. INICIA UNA SERIE DENOMINADA BICHITOS, OBRAS TRIDIMENSIONALES DE PEQUEÑO FORMATO, ELABORADAS EN BASE A DESECHOS, QUE CONSTITUYEN SU ÚLTIMA PRODUCCIÓN TRIDIMENSIONAL.

1988 REALIZA UNA NUEVA PRODUCCIÓN DE MONOTIPOS. DESARROLLA UNA NUEVA Y ÚLTIMA LÍNEA CREATIVA SOBRE PAPEL, LA CUAL DENOMINÓ TEJEDURAS.

1990 REALIZA UNA NUEVA SERIE DE SERIGRAFÍAS.

1994 GEGO FALLECE EL 17 DE SEPTIEMBRE, DEJANDO UNA EXTENSA PRODUCCIÓN DE OBRAS SOBRE PAPEL Y TRIDIMENSIONALES. EN EL MES DE DICIEMBRE, SUS FAMILIARES CREAN LA FUNDACIÓN GEGO, CUYO PRINCIPAL OBJETIVO ES EL DE PRESERVAR Y DIVULGAR SU OBRA.


CRONOLOGÍA TOMADA DE LA PÁGINA WEB

WWW.FUNDACIONGEGO.COM

Share Button