Franco Micucci: La mejor ciudad es donde hay contacto

Share Button

El arquitecto y profesor de la Universidad Simón Bolívar asegura creer en el reordenamiento de la ciudad, en el valor del espacio público   como punto de encuentro y en el proyecto del parque La Carlota como una respuesta para enfrentar la división en la sociedad venezolana

Por Irene Sarabia M. / Foto s Julio Osorio

_DSC0635Desde su casa en Altamira el arquitecto venezolano Franco Micucci comparte su historia, sus realidades, aspiraciones y deseos para Caracas. Egresado de la Universidad Simón Bolívar en el año de 1989, y posteriormente recibido de una Maestría en Diseño y Urbanismo en la Universidad de Harvard en Estados Unidos; Micucci cuenta que, luego de un año de trabajo en Norteamérica, decidió regresar a Venezuela porque siempre sintió al país como “mi tierra y mi hogar. El lugar en donde me había formado”, relató.

“Me vine para tratar de poner en práctica las cosas que aprendí en EE.UU”, relata Micucci al recordar cómo fue su retorno al país en el año de 1993. “Si bien fue una época particular en la cual regresé, siempre lo hice porque tenía una pasión muy fuerte por el tema de la arquitectura y porque el país estaba en pleno desarrollo”, señala.

El arquitecto comenta que siempre se interesó en la parte docente, y es por ello que hoy en día trabaja para la Universidad Simón Bolívar como profesor del Departamento de Diseño, Arquitectura y Artes Plásticas y coordinador de Arquitectura.

“La universidad es el escenario para que lo profesional se una con lo académico y así tengas algo más que enseñar. La universidad te da el termómetro de la calle, la línea entre lo real y lo irreal“, dice.

Háblenos un poco de la formación del arquitecto venezolano. ¿Cómo considera la actual formación de los arquitectos en Venezuela? ¿Qué le  sobra y qué le falta a los profesionales que salen actualmente de nuestras universidades?

(El arquitecto venezolano) es luchador y está acostumbrado a trabajar en todas las circunstancias adversas posibles, eso te hace ser una persona que resuelve. En cualquier otro país, adversidad o carencia ya representa una crisis; en Venezuela estás acostumbrado a  reinventarte, los cambios constantes de los proyectos te obligan a dar respuestas rápidas y de calidad.

Debemos aprender de otros países disciplina, método y rigor, pues aunque esto no es algo que venga de afuera es también un anhelo. La ciudad ha cambiado mucho y hay espacios limitados, como arquitecto joven debes trabajar en tus redes sociales y generar vínculos y empezar en obras pequeñas, de reciclaje y luego ir a lo más grande. Las generaciones jóvenes tienen que ser muy luchadoras y estar cercanas al campogerencial y de los costos.

¿Qué le diría a un joven arquitecto que piensa emigrar hacia otro país?

En los últimos 10 ó 15 años ha habido un éxodo de arquitectos muy importante en Venezuela Son personas que se convierten en muy exitosas afuera, porque tienen una formación global (…) A veces añoras la paz y la estabilidad de algunas sociedades porque te permiten generar mejores ideas y sanamente.

Aquí vivimos en medio de un estado de tensión, que te obliga a dar respuestas reactivas más que proactivas, no sales a proponer sino a responder, y no sólo te desgasta sino que te inhibe de soñar, pero si pierdes la capacidad de soñar te mueres como profesional y a los jóvenes lo que se les puede pedir es que no dejen de soñar.

Aquí hay mucho por hacer, las oportunidades afuera son una oportunidad de aprender y volver y usarlo en tu país. No hay que ser tan tajante, pero siempre es deseable un mejor arquitecto. Mi esperanza es que todos siempre vuelvan, que aprendan y que vuelvan, todos podemos aprender en cualquier sitio.

Usted ha presentado varios proyectos para elevar la calidad de vida en Caracas, ¿qué propuestas le da usted a la capital_DSC0658 en estos momentos?

Caracas está alcanzando un nivel de madurez por su edad cronológica y ya ha colmado sus espacios. Está en una etapa de densificación, desarrollo de potenciación de espacios. Hay 10 cosas que se le deben o le debemos a Caracas:

1.- Preservar su paisaje, el paisaje es la geografía y las colinas, sus quebradas, sus parques; debe tener integración entre sus espacios construidos.

2.- Potenciar el uso del espacio público y en la actualidad se está recuperando una noción más consciente de ciudadanía, de que el espacio público es de todos.

3-. Los medios de transporte y los terminales, son muy importantes para que la ciudad funcione. Los servicios públicos también son importantes.

4.- Consolidar su identidad histórica, el casco central del centro de Petare, Baruta, Chacao y la arquitectura moderna y colonial.

5.- Las personas deben identificarse y sentir arraigo por el vecindario en el que viven, deben ser autónomas, que la gente haga su vida en su sector para evitar los desplazamientos largos.

6.- Los asentamientos espontáneos o barrios deben ser consolidados, mejorados y dotados de equipamiento y de mejores servicios.

7.- Las periferias (Guarenas, Guatire y Vargas) deben tener más integración con Caracas porque hay mucha gente que vive ahí. Hay que pensar en grande con grandes inversiones y ampliar sitemas de tranasporte como el Metro.

8.- Los terrenos ociosos deben ser utilizados, por ejemplo el aeropuerto de La Carlota, todos quieren un parque allí. O como el Country Club, ese espacio puede ser usado como un espacio público, que siga siendo privado pero que se comparta con los otros seis millones de personas que hacen vida en la ciudad. Siempre pensando en el espacio ambiental. Y que cumplan un rol para todos los ciudadanos.

9.- Devolverle identidad a los edificios públicos, ministerios, hospitales, universidades, escuelas y hacerlos mejores espacios con la mejor arquitectura y el mejor servicio.

10.- Resolver el tema de la vivienda. Es una carencia muy fuerte que tiene el país, hay muchas formas de hacer vivienda, por ejemplo el privado que quiere construir su casa. Un solo actor no puede tomar las soluciones de las viviendas, tienen que ser varios actores porque si es uno solo no se da abasto.

Se habla mucho del caos que vive la ciudad, pero ¿cuáles son las potencialidades que tiene la ciudad para mejorar la vida de sus habitantes?

_DSC0653El propio caos da un margen de flexibilidad, y uno lo siente en la ciudad, y Venezuela es una sociedad que genera una cantidad de espacios insospechados que no existen afuera porque todo está delimitado; en el medio venezolano hay muchas opciones y está abierto a sorprender y aflorar cosas, en otros lugares hay códigos legales y políticos que tienen una limitante en el ejercicio. Para ser un arquitecto autónomo tienes que participar en concursos, para irte afuera debes empaparte de la cultura.

Para construir hay que tener planificación, las ideas no son buenas o malas per se sino cómo las desarrollas, tienes que pensar en qué requiere la ciudad en ese sitio, porque debemos preservar espacios para parques, no todo puede ser viviendas, tienen que haber escuelas, parques y lugares donde trabajar para evitar los desplazamientos largos en la ciudad, y así mejorar el tránsito.

Hay que reflexionar si es conveniente gastar todos los espacios en viviendas, porque todos los factores forman parte de la integración de la ciudad. La planificación es lo que más te beneficia.

Y los concursos son importantes, porque los proyectos cerrados y hechos en un laboratorio que nunca se debaten no siempre resultan exitosos y no permiten la capacidad de integrar. Hay que tener más humildad institucional y más concurso, sobre todo, de opiniones pero eso requiere tener un nivel de organización.

¿Qué puede aportar la arquitectura a las ciudades que han sido golpeadas en el último mes por la violencia?

Yo creo que la protestas es una manifestación política que tienen algunos actores para expresarse en contra de lo que están viviendo.

Las protestas nos revelan que el espacio público es importante en el país, porque ellas dejan ver que hay que tener más espacios para congregar gente, una ciudad sin espacios públicos es como una casa sólo con habitaciones; el espacio público puede ser un lugar para promover la conciencia ciudadana, la disposición de trabajar en colectivo y escuchar el debate, a través de estos espacios se puede promover un debate sano.

Cualquier zona de la ciudad debe ser un punto de encuentro, los que protestan saben escoger lugares. La protesta ocurre en espacios emblemáticos, de la sociedad, en espacios donde hay más libertad.

Una mejor ciudad es donde hay fricción, no a roce negativo, sino contacto. Las comunidades y los municipios deben ser más proactivos en la ciudad.

Por último, ¿Qué le regalarías a Caracas? _DSC0646

A Caracas le regalaría un parque en La Carlota, porque es un espacio importante para la ciudad que merece un plan urbano posible. Este  debe ser un proyecto oficial en conjunto con la alcaldía metropolitana, (donde ambos sectores) puedan convertir ese escenario más que una batalla, en una negociación.

Es un bonito regalo porque significa mucho como espacio público y como un espacio de integración y un espacio  de encuentro en todo nivel. Si lo logramos hacer (unir dos ideas diferentes) en La Carlota, lo podemos hacer en cualquier lugar.


Share Button